Quiérete

Hace un par de semanas desde la revista Elle nos pidieron colaboración para escribir un artículo sobre las razones que tenemos para amar a nuestro cuerpo. La propuesta nos gustó porque intentaba alejarse de la superficialidad que demasiadas veces impregna estos grandes medios de comunicación desde donde nos transmiten un ideal de belleza que habitualmente se encuentra alejado de lo que es realmente saludable.

El post de hoy es el artículo que originalmente escribimos para la revista. Obviamente, solo publicaron una pequeña parte de él, por lo que hoy os lo queremos dejar el original (que expresa más fielmente nuestra opinión). Podéis leer la versión que se publicó haciendo click aquí.

Tenemos que confesaros que no es fácil escribir un artículo de estas características ya que desde Loveyourself no queremos justificar el sobrepeso o la obesidad (porque en el 99% de los casos se deben a una mala alimentación y a una falta de ejercicio – NO a enfermedades) pero tampoco potenciar innecesariamente los cuerpos 10 ya que no son necesarios para que las personas estén saludablesAl final, lo que nos importa es que la gente se sienta bien y disfrute de una vida saludable.

Ahora cerrad los ojos e imaginad que mañana todos los hombres y mujeres del mundo se levantasen y decidiesen que están contentos con su cuerpo no porque éste sea perfecto (sin michelines o marcando abdominales) sino porque está sano y les ayuda a vivir mejor. ¿No seríamos todos mucho más felices?

Pues este es el objetivo de Loveyourself

¿Demasiado ambicioso? Como decían en mayo del 68: “Sé realista, pide lo imposible”. Y en eso estamos 😉

Pero de momento…:

Quiérete


Si os dijésemos que existe alguien que os acompañará durante toda vuestra vida, que nunca os abandonará aunque no tengáis dinero o las cosas os vayan muy mal y que, además, tiene el poder de haceros sentir mejor con vosotros mismos y de haceros disfrutar con más calidad de todo lo que os rodea (familia, amigos)… ¿no pensaríais que debéis cuidar a ese “alguien” con mucho esmero?

 A la mayoría no nos importaría el tamaño, belleza o raza de esa persona, tan solo que estuviese contenta, que no enfermara y que se sintiese bien a nuestro lado… en definitiva: que fuera feliz porque su felicidad sería la nuestra.

 Bien, tenemos una noticia que daros: ese “alguien” existe y es vuestro cuerpo.

 Y muchas veces no lo cuidamos como se merece.

 Así pues, deja que te contemos…

Las razones de Loveyourself para amar tu cuerpo tal y como es”

Fotor062182350


  1. Un cuerpo saludable aumenta tu calidad de vida

         La calidad de vida es el bienestar, la felicidad y la satisfacción que sentimos en un momento determinado. Es un concepto subjetivo y puede variar dependiendo de nuestros valores. Para algunas personas puede incluir el dinero, el amor o cosas materiales… pero en absolutamente todos los casos un cuerpo saludable condiciona el resto.

Ser capaz de jugar con nuestros hijos sin cansarnos, tener una vida sexual plena, poder atarnos los cordones de los zapatos sin resoplar, poder pasear con nuestro perro por el monte sin cansarnos: estos son pequeños detalles que a veces pasan desapercibidos y que tan solo echamos de menos cuando no podemos vivirlos. Debemos aprender a valorar estos momentos.

  1.  Cuidar de tu cuerpo te asegura una mejor vejez.

         No es lo mismo llegar a la vejez y no poder valerse por uno mismo que hacerlo en buenas condiciones. Una buena alimentación y un ejercicio físico adecuado nos garantizarán que de mayores podamos conservar una cantidad suficiente de masa muscular para ser autónomos en las actividades de la vida diaria.

  1.  Cuidar tu cuerpo disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades.

         La mayoría de personas acudimos a la consulta del médico tan solo cuando nos encontramos mal. Desgraciadamente actualmente el sistema sanitario no presta suficiente atención a la prevención de enfermedades. Comer adecuadamente y hacer ejercicio de forma regular ayuda a prevenir muchas de las principales patologías que afectan a nuestra población: hipercolesterolemia, hipertensión, diabetes, obesidad, problemas respiratorios como el asma,… ¿No prefieres cuidar tu cuerpo para evitarlas? ¡Piensa en la cantidad de pastillas, horas de consulta y días de baja que puedes ahorrarte! Además: ¿A quién le gusta estar enfermo?

  1.  Si tu cuerpo está saludable interiormente te verás bien externamente.

         Tu principal objetivo cuando decides empezar a cuidarte debe ser mejorar tu salud. Los motivos estéticos no deben obsesionarte porque cuando el cuerpo está saludable los cambios en la apariencia exterior aparecen de forma gradual (mejora la piel, uñas y pelo, nos vemos mejor físicamente,..) y nuestra autoestima aumenta haciéndonos sentir mejor con nosotros mismos y nuestro entorno.

Sin título (2)


¿Y cómo se puede conseguir?

 Estos son algunos de los consejos que os ayudarán a tener un cuerpo saludable:

  1. Aliméntate suficientemente (tanto si quieres perder peso como ganarlo): Nunca dejes de comer porque no perderás grasa sino masa muscular y eso hará que empeore tu salud. Tenemos que aprender a comer las cantidades que realmente necesitamos. Aprende más haciendo click AQUÍ.

Hambre

  1. En el caso de seguir alguna dieta busca siempre el equilibrio entre tus objetivos y la vida social: el compartir el tiempo y una cena con los amigos también forma parte de la calidad de vida. Simplemente no dejes que todas tus relaciones sociales estén basadas en la comida. Aprende más haciendo click AQUÍ.

 

  1. No te compares con quien no debes: Todos somos diferentes y no existe una definición de cuerpo perfecto. La inmensa mayoría de nosotros no vivimos de nuestro físico. Los modelos dedican las 24h del día a cuidarse porque les pagan para ello (es su trabajo). Además, no confundáis el hecho de estar delgado con el de estar sano (porque son cosas que no siempre van de la mano). Aprende más haciendo click AQUÍ

 

  1. Haz ejercicio: Necesitamos movernos para conservar nuestra masa muscular ya que a medida que nos hacemos mayores la vamos perdiendo progresivamente. ¡Ah, y caminar un poco cada día no es suficiente! No es necesario apuntarse a un gimnasio (se puede hacer ejercicio en casa) pero sí esforzarnos al máximo cuando hagamos ejercicio. Aprende más haciendo click AQUÍ

 

  1. La constancia y la motivación son las claves del éxito: Primero márcate el objetivo de estar más saludable, encuentra un motivo para empezar a cuidarte y sé constante. Si haces las cosas bien el 80% del tiempo también verás resultados. Aprende más haciendo click AQUÍ

 

  1. No hay excusas para no conseguir resultados. La genética es un factor que influye pero por sí solo no es determinante. Lo que comemos, el ejercicio, nuestro estado de ánimo y nuestro entorno también son factores muy importantes a tener en cuenta. Si tenemos unos hábitos de vida saludables nuestro cuerpo se mantendrá sano.

 

  1. Olvídate de la báscula: El peso que marca no es un buen indicador de salud. Lo que debe importarte es tu composición corporal (qué porcentaje de tu cuerpo es músculo y qué porcentaje es grasa). Existen unos rangos de porcentaje de grasa corporal saludables (diferentes para hombres y mujeres) y deberías intentar mantenerte dentro de ellos. Aprende más haciendo click AQUÍ

 

  1. ¡Duerme!: Es necesario que durmamos bien para que nuestro cuerpo pueda descansar adecuadamente, repararse, oxigenarse, etc… No menosprecies la importancia de un buen descanso. ¡Es imprescindible para estar saludable!

 

  1. Si tienes que modificar tus hábitos alimentarios ten en cuenta lo siguiente

 

obesity_or_healthy_eating

  • El desayuno y/o la comida después de entrenar son las más importantes del día. El cuerpo se despierta hambriento después de muchas horas de ayuno y ¡tenemos que alimentarlo!
  • No es imprescindible pero hacer 5 comidas al día puede ayudarte a superar esa ansiedad por las cosas dulces que a veces nos aparece en algunos momentos, sobre todo a medida que avanza el día.
  • Cuidado con el consumo de azúcar ya que muchas veces hay grandes cantidades de este ingrediente en productos que no sospechamos. Mira las etiquetas de los alimentos e intenta cambiar aquellos productos que contengan más de 15g/100g de azúcar por otros similares pero con menos azúcar añadido. Aprende más haciendo click AQUÍ 
  • Consume grasas, sobre todo omega3. Son importantísimas y muy saludables. Las encontrarás en el aguacate, todo tipo de pescado azul, semillas y frutos secos.
  •  No tengáis miedo a ningún alimento (pan, huevos, aceitunas, aguacate,…). No hay nada que no se pueda consumir si la cantidad que comemos de éste alimento se adecua a nuestras necesidades (sobre todo para alimentos altamente calóricos)
  • ¡Cuidado con los llamados productos “0% materia grasa” !Habitualmente llevan mucho azúcar añadido para darles sabor y a la larga son más perjudiciales de lo que parecen!.

Fotor0621201917

  • Intenta comer la fruta combinándola con otros ingredientes como son las grasas saludables y la proteína: esto evitará que se produzcan subidas muy rápidas de azúcar en sangre. Algunas buenas opciones serían comer jamón con melón o simplemente añadir un yogur y unos frutos secos al kiwi de media tarde.
  •  Evita el consumo excesivo de alcohol.
  • Como norma general intenta comer alimentos poco procesados (modifica los cereales refinados por cereales integrales, las hamburguesas de ternera por un bistec, el pan de molde por pan de cereales, etc…)
  • Intenta consumir frutas y verduras de temporada ya que son más baratas y tienen mejor sabor.
  • Tanto si comes en casa como en un restaurante intenta que la comida o cena tengan siempre una parte de verdura (cruda o cocida) y siempre proteína (carne blanca, carne roja con moderación, pescado, huevo, marisco, tofu, seitán…).
  • Evita todo lo que sea comida basura (fritos, bollería, aperitivos, chucherías…). De la misma manera que no pondrías gasolina de mala calidad y de dudosa procedencia a tu coche… ¿Por qué dar comida con esas características a tu cuerpo?

 

unhealthy-lifestyle


¿Te has dado cuenta de lo que te quiere tu cuerpo?

Siempre intenta mantenerte vivo.

Se asegura de que respiras mientras duermes.

Te para la sangre cuando sangras.

Te osifica los huesos que se rompen.

Intenta buscar la manera de luchar y combatir las enfermedades que cojas.

¡Literalmente, tu cuerpo te quiere mucho!

¡Ya va siendo hora de que tú también empieces a quererlo!

 

tu puedes

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.